miércoles, 26 de octubre de 2011

La interrupción del embarazo en nuestro país

Artículo publicado en el Correo del Orinoco

En Latinoamérica uno de cada dos embarazos termina en un aborto, sea este ilegal o no, sean la mayoría de las mujeres católicas o evangélicas. La lista de las razones por las cuales una mujer decide interrumpir un embarazo es enorme y faltaría espacio para enumerarlas; son todas válidas.

En Venezuela, como en todos los países donde el aborto es ilegal, las ricas abortan en condiciones óptimas en clínicas privadas o viajes al extranjero. Mientras que las pobres ponen en riesgo su vida por no tener recursos económicos o acceso a una información clara y científica sobre la forma segura de interrumpir un embarazo.

Según un estudio realizado en 2007, en nuestro país mueren entre una y dos mujeres cada semana por esta razón. El tabú que se teje en torno al tema nos impide tener incluso datos más recientes, pero sabemos que las mujeres fallecen porque no han variado las condiciones objetivas que producen estas muertes. Por esto nacen iniciativas como la línea 0426-1169496 aborto información segura.



Ahora bien, aquí quisiéramos aclarar que la información científica sobre el misoprostol, que difunde la línea, deriva de varios estudios internacionales publicados en revistas médicas de reconocimiento mundial, como lo son Alternatives to mifepristone for early medical abortion. International Journal of Gynecology and Obstetrics (2007), Métodos médicos para el aborto en el primer Trimestre de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o, Aborto sin riesgos, Guía técnica y de políticas para Sistemas de Salud, también de la OMS. El misoprostol es una medicina usada para el tratamiento de úlcera gástrica pero también tiene varias indicaciones ginecológicas como la inducción del parto, la dilatación del cuello uterino, hemorragia posparto, y la interrupción segura de un embarazo en el primer trimestre de gestación.

Uno de los estudios realizados observó que el misoprostol no presentó mayor cantidad de efectos secundarios, ni complicaciones asociadas. La necesidad de tratamiento para infecciones, hemorragia o aborto incompletos son poco frecuentes, entre 0,3 y 5% en función de los estudios.

Estas complicaciones son tratables en un centro de salud con atención ginecológica, es por esta razón que la línea siempre se asegura de que una mujer que decidió interrumpir un embarazo tenga un centro de salud a menos de una hora del lugar donde se encuentra, y que esté acompañada por una persona de confianza. Las complicaciones que se pueden presentar en una interrupción con misoprostol no son más frecuentes que las que se presentan en un aborto espontáneo en el primer trimestre de embarazo. Otra publicación internacional menciona que el logro de un aborto completo, vale decir, sin necesidad de intervención quirúrgica posterior (curetaje), usando el misoprostol es de 90%.

Esto trae como conclusión que el uso de misoprostol es seguro y una elección adecuada para las mujeres que desean interrumpir un embarazo durante el primer trimestre del embarazo . Aquí quisiéramos denunciar un problema grave de acceso al Cytotec (Misoprostol). Aunque hay indicios estadísticos que relacionan el uso del misoprostol con la reducción de la morbilidad y mortalidad asociada a la interrupción voluntaria de un embarazo, presiones de la prensa, profesionales de la medicina o grupos contrarios al aborto han logrado que su comercialización sufra de excesivos controles, interrupciones en su distribución y hasta prohibiciones. Esto propicia el surgimiento de un lucrativo mercado negro, manipulado fundamentalmente por los vendedores de farmacias, quienes especulan con las necesidades de las mujeres que necesitan interrumpir un embarazo. O por traficantes que sin mayor información sobre dosis o forma correcta de administración lo venden.

La mujeres que informan a través de la línea Aborto Seguro 0426-1169496 están claras en que no es lo óptimo para las mujeres ser atendidas por teléfono. Que lo mejor sería que las venezolanas pudieran ir y ser atendidas en persona, en un lugar con personal médico y que éste las atendiera con cariño, sin juzgarlas y entendiendo su derecho a decidir. Pero esto no es posible por razones legales en Venezuela. Es así que la línea asume con responsabilidad garantizar el derecho de las mujeres a la información, a la vida y en cada llamada que recibe ofrece apoyo e información correcta científica sobre cómo administrar el Cytotec, quiénes no son aptas para el procedimiento y a qué síntomas deben estar alertas para detectar a tiempo una complicación.

El acceso a la información es un derecho contemplado en el Artículo 58 de la Constitución. La información sobre el misoprostol o Cytotec está publicada en los estudios científicos que se encuentran en internet. La línea socializa la información al usar el medio telefónico y brinda apoyo solidario a las mujeres que han decidido interrumpir un embarazo.

La mortalidad y morbilidad por abortos inseguros no desaparecerá hasta que el Estado no asuma plenamente la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo y su acceso seguro y gratuito. Cerrar los ojos a este problema de salud pública, a la evidencia estadística que lo sitúa como una de las primeras causas de muerte entre las mujeres jóvenes no elimina el aborto clandestino. Mientras la legislación venezolana acate órdenes de grupos religiosos extremistas, que asumen a la mujer como incubadoras, sin capacidades ni derechos para decidir sobre sus cuerpos, será necesario que colectivos de mujeres solidarias sigan tomando acciones como la Línea Aborto Información Segura 0426-1169496.

Referencias para consultar


  1. Alternatives to mifepristone for early medical abortion. International Journal of Gynecology and Obstetrics (2007) 96, 212–218, N.L. Moreno-Ruiz , L. Borgatta, S. Yanow, N. Kapp, E.R. Wiebe, B. Winikoff
  2. Métodos médicos para el aborto en el Primer Trimestre. Organización Mundial de la Salud (OMS) http://apps.who.int /rhl/fertility/ abortion/dgcom/es/index.html
  3. Efficacy of two intervals and two routes of administration of misoprostol for termination of early pregnancy: a randomised controlled equivalence trial. Helena von Hertzen, Gilda Piaggio, Nguyen Thi My Huong, ect. Lancet 2007; 369: 1938–46
  4. Uso de misoprostol en obstetricia y ginecología. Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología. Editor Aníbal Faundes Aborto sin riesgos, Guía técnica y de políticas para Sistemas de Salud. Organización Mundial de la Salud (OMS)

1 comentario:

  1. Hola! somos feministas de Argentina, que también estamos brindando información segura. Quisieramos contactarnos con uds. para intercambiar información y experiencias. Dejo un correo para comunicarnos abortolegal.oeste@gmail.com
    saludos y gracias!

    ResponderEliminar